CAGESRA

Tel/Fax: 0800-999-1900 info@cagesra.org.ar

Menu
CAGESRA

CÁMARA DE GARAJES, ESTACIONAMIENTOS Y ACTIVIDADES AFINES DE LA REPUBLICA ARGENTINA

Fuerte rechazo de los garajistas al plan para ampliar la zona peatonal en el centro

Publicado por en la categoria Prensa y Difusión, Ultimas noticias el dia 11 noviembre, 2016


Clarín 10/11/2016

Tránsito

Protestaron ayer frente a la Legislatura. Dicen que en el área, que pasará de 86 a 315 cuadras, hay 450 garajes que podrían cerrar y unos 2.500 trabajadores que se quedarían sin empleo.

Protesta. Los trabajadores de los estacionamientos se manifestaron frente a la Legislatura. Fotos Diego Waldmann  

Un centro porteño sin autos, con menos contaminación atmosférica y acústica, más seguro para los peatones y con colectivos que circulan fluidamente por calles que hoy, en hora pico, son intransitables. El proyecto de ley que planea triplicar la zona peatonal en el Micro y Macrocentro de la Ciudad, argumenta todas estas bondades para los vecinos, empleados y gente de paso por la zona. Pero, como en toda reforma urbana de amplio espectro, lo que para algunos redunda en un beneficio, para otros puede significar la hecatombe.

Esta vez, la señal de alerta la dieron los dueños y empleados de garajes y playas de estacionamiento, un rubro que se vería directamente afectado por la reforma. Es que si la ley se aprueba y la obra avanza, podrían cerrar 450 establecimientos que funcionan en el radio y perderse 2.500 fuentes de trabajo, según dicen.

“Nos enteramos del proyecto una vez que fue presentado, y no cuenta con las consultas pertinentes a los sectores involucrados. No tuvimos oportunidad de debatir con el Gobierno o sus legisladores para buscar un acercamiento en las posiciones. Y la realidad es que la cuestión tiene que ser estudiada en detalle”, expresa Hernán Martínez, secretario de organización de Soesgype, el sindicato que nuclea a los trabajadores de garajes y playas de estacionamiento. 

Ayer, distintas entidades que nuclean a garajistas, fueron a la Legislatura a reunirse con integrantes de la Comisión de Tránsito. Aunque no fueron graves, se registraron algunos discursos, ya que no todos los que fueron pudieron ingresar al encuentro, que una vez que comenzó debió interrumpirse tras una discusión.

Actualmente, las cuadras peatonales son 86 y están comprendidas por el árean que abarcan las avenidas De Mayo, Leandro N. Alem y Córdoba, y la calle Carlos Pellegrini. El proyecto plantea llevarlas a 315, extendiendo el perímetro, al norte hasta Plaza San Martín, al sur hasta avenida Independencia, abarcando parte del casco histórico, y al oeste hasta Montevideo. Con esto, el Palacio de Tribunales queda dentro de la nueva traza peatonal, que también modificará su horario de restricción para vehículos particulares: de las 11 a las 16 actuales, a una franja que abarca toda la jornada laboral, se extenderá de lunes a viernes de 9 a 19. 

“Es una medida inconsulta, para nosotros representa una confiscación de los bienes, lisa y llanamente. Con la primera peatonalización los garajes que funcionan en el área perdieron un 50 por ciento de sus ingresos. Si esto avanza, directamente se mueren, y nosotros no vamos a durar más que un par de meses. Es inviable”, sostiene Eduardo Sánchez, presidente de Cagesra (Cámara de Garajes, Estacionamiento y Actividades Afines de la República). 

“Nos nos cerramos a ningún tipo de debate que sirva para enriquecer y mejorar las condiciones del tráfico en la Ciudad. Somos conscientes de que al centro porteño entran casi cinco millones de personas por día, pero esto lo quieren aprobar con un trámite exprés, sin convocar a ninguno de los sectores afectados al diálogo”, afirma Martínez. 

El transporte público de pasajeros queda exento de la medida, pero para los garajistas y comerciantes ésto no soluciona la movilidad en el área. “Les pedimos a los legisladores de la Ciudad que se tomen un mes y medio para viajar en subte y colectivo en hora pico, y que después nos digan”, desafía el líder de Cagesra. Y advierte: “Vamos a cerrar la puerta de todos los garajes para que el Gobierno porteño vea qué van a hacer con todos esos autos que quedan liberados”.

Los representantes del sector presentaron alternativas al proyecto, como restringir el estacionamiento en las cuadras a una sola mano, ampliar la veredas para reducir el flujo de autos y limitar la velocidad de circulación en las calles del Casco Histórico. “De esa forma nosotros trabajamos un poco menos, pero no nos morimos“, proponen. Hasta ahora, dicen los afectados, la respuesta siempre fue no. 

Empleado. De un garaje de Tacuarí al 700. Fotos Diego Waldmann

Claudio Freire, empleado de un garaje de Tacuarí 750

“No podemos mantenernos solo con las cocheras fijas, con lo que ingresa de eso no llegamos a cubrir los impuestos, que son muy altos, y así corremos el riesgo de perder la fuente de trabajo. El casco histórico se podría preservar de otra manera. Además, alrededor no hay tantas calles para soportar semejante tránsito. Para cercar esta zona a los autos, tendrían que abrir otras calles por la que moverse como alternativa. Tenemos manifestaciones todos los días, y es común que el tránsito escape y se desvíe para estas calles. Si las cierran, ¿qué pasa con todos esos autos?” 

Preocupación. La que manifiestan los garajistas. Fotos Diego Waldmann

Juan Ignacio Saucedo, dueño del garaje de Perú 752

” Esto es una bomba de tiempo, la mayoría trabajamos con el ticket diario y eso lo perderíamos. Y además hay otra realidad y es que no hay lugar físico para que la gente guarde el auto en otro lado. Es descabellado que en un lugar como San Telmo se prohíba entrar a los coches. Desde nuestro lugar se le ofreció al Gobierno porteño, que si la cuestión es reducir el impacto ambiental nosotros nos hacíamos cargo de instalar canteros, plantar árboles y otras acciones para preservar. Pero la respuesta a todo fue un no rotundo”.

“Las playas y garajes que quedan liberados fuera del área no tienen infraestructura para soportar tantos vehículos, por una cuestión histórica. Son espacios chicos”.